Economía del tractorcito

Actualizado: 19 de oct de 2019

Por Francisco Briones y Freddy García


“Antes (…) ponías $20 en tu tractorcito que ibas a trabajar. Al siguiente día despiertas, tienes que poner $45 en tu tractorcito. Esos $45 que te servían para mandar a tu niño a la escuela, ahora ya no la tienes. ¿Qué más violento puede ser un acto en este sentido?”


Estas fueron las palabras de Leonidas Iza, dirigente indígena y campesino de Cotopaxi, que revolucionaron al país hace unos días en el marco del diálogo que mantuvieron con el Gobierno. Habían pasado 12 días de violentas protestas contra la eliminación del subsidio al diésel que, tras liberarse el precio, aumentó 122%.


En solo unos segundos Iza dio lo que muchos denominaron una “lección de economía” o “paliza” a los representantes del Gobierno. Su discurso del tractorcito se hizo viral, especialmente entre las bases populares. Los indígenas empezaron a llamarlo “nuestro Ministro de Economía”.


Sin embargo, aunque el ejemplo es muy ilustrativo y conmovedor, está muy lejos de la razón. Pero aquí hablamos de economía, no de sentimientos. A continuación, deshacemos con 3 argumentos económicos el ejemplo de Iza.


1. Eficiencia y asociatividad. En su ejemplo, Iza confunde al público con una idea falsa: que todos los campesinos o indígenas agricultores tienen tractores o maquinaria. Con lo que pretende magnificar el impacto. Es improbable e ineficiente que todos tengan estas maquinarias debido a las inversiones requeridas y el aumento en los costos de producción. Ni las grandes haciendas se dan el lujo de tener tantos tractores o camiones propios como necesitan. Mucho menos los pequeños productores, con menos posibilidades de comprarlos. De hecho, es tan real esto, que las comunidades indígenas son colaborativas. El que tiene tractor, alquila o lo dispone para el resto. El que tiene camión, transporta la producción de todos. Y todo esto si es que están en la capacidad de usarlo o acceder a uno. ¿Se imaginan ustedes cada pequeño agricultor con camión, tractor, cosechadoras y demás maquinaria? Gran parte del trabajo del campesino ecuatoriano es manual o con animales. ¿Acaso el líder indígena no conoce la realidad de los que representa?


2. Costos fijos y volumen. Para asumir que lo del tractorcito es cierto, mejor pensemos en un camión de carga. Es decir, hablamos de alguien que produce o transporta cantidades medianas al menos. Esto es fundamental, puesto que tanto el camioncito como el diésel se convierten en costos fijos para su cadena de producción. ¿Y cómo se minimiza el impacto de los costos fijos? Aumentando el volumen de producción. O en este caso de transporte. Iza se confunde, o engaña al público, al insinuar que los $25 adicionales aumentaría tremendamente los costos. El mismo viaje de Cotopaxi a Guayaquil con moras, por ejemplo, que antes le costaba $18 a este transportista ahora le costará $45. Pero Iza no dice que el camioncito bien podría transportar 2,500 kilogramos del producto. De ser así, el impacto se reduciría a $0,02 por kilogramo. Sin importar la capacidad del transporte, el principio se mantiene. Obviamente, a mayor carga más se diluye el costo.


3. Cadena productiva. El argumento final es la distribución del impacto. Iza confunde al público haciéndolo pensar que los $25 extra serán asumidos exclusivamente por él y su tractorcito. Lo cual es falso. Iza ignora, o no considera, el encadenamiento o proceso productivo. El aumento del costo del diésel definitivamente impactará en los precios y en los márgenes de utilidad. Sin embargo, no serán asumidos exclusivamente por una de las partes del proceso. En la cadena se encuentran el agricultor, el transportista, el mayorista, el minorista y el consumidor. Los $25 adicionales del ejemplo de Iza serán asumidos por todos al computar el costo al precio final.


Queda claro que el ejemplo de Iza no tiene fundamentos económicos. Y también se confirma lo que él mismo dijo ese día en su intervención: “no soy economista”. Debimos prestarle más atención a esas tres palabras que a su ejemplo, para empezar.




1,943 vistas2 comentarios

©2020 by Inteligencia Empresarial